sábado, 25 de abril de 2009

Entradas frikis (Sí, otra vez): Aramis Lupin III

Saludos a todos los que nos visitan en esta entrega de otras entradas frikiosas. Hey, hoy vamos a hablar sobre una serie que me gusta mucho desde que era mucho más joven de lo que ahora soy.
Quiero aclarar que no soy un gran experto en el tema, no me sé todos los datos de la serie ni todos los pormenores, quiero comentar sobre esta serie porque me gusta y quiero compartir lo que me ha agradado de la serie. Soy friki, pero no tanto, vaya, tengo vida y otros intereses intelectuales, ok?

Corría el año de 1999, acababa de entrar a la prepa. La Prepa One. Eran días en los que el viento corría con una quietud inusual, que anunciaba el advenimiento de movidas extrañas. Era la época de apogeo de la llamada "Generación X" (qué tocante de los cojones suena) poco antes de su decadencia y el paso a la "generación Y" (igual de tocante de los cojones)

Como todo adolescente sin oficio ni beneficio, grandes oleadas de testosterona recorrían mi torrente sanguíneo y se impactaban sin piedad en mi ya entonces encabronado y retorcido cerebro (Así es, no solo el Chilakil tiene un cerebro encabronado y retorcido) de manera tal que para muchas chicas representaba un peligro en la escuela porque, aunque siempre las traté con todo el respeto que se merecen y nunca me porté pedante ni abusivo ni mano larga, no me podía quitar de la frente un letrero que decía: Te traigo ganas. Lo cual podía resultar sumamente incómodo para ellas, si no es que hasta intimidante y eso, visto de desde punto de vista de la vista de la gente de mi pueblo (que no sufría mi perrez) me generaba mala (malísima, coño) reputación (reputísima, chingá)

Pero a pesar de todo tenía mis ratos meditabundos y casi siempre eran en casa. La contemplación de mi vida, de lo que quería hacer, de lo que me interesaba a futuro estaba conmigo y muchas veces acompañaba esas visiones con modelos provenientes de la literatura y del cine y de la tele también. Me identificaba y/o me comparaba con Clarice Starling tanto como con Hannibal Lecter, por ejemplo, o con Hércules Poirot, con Odiseo, Conan el bárbaro, Robin Hood (aunque no mucho así que digamos) y de pronto apareció esta figura:

Aramis Lupin III

En la caja idiota, el canal anteriormente conocido como Locomotion, antes de convertirse en Animax, transmitían una serie que se llamaba Cliffhanger. Las aventuras del nieto de Arsène Lupin, personaje de ficción creado por Maurice LeBlanc.

El Lupin era un ratero, pero no un ratero de poca monta, era un criminal chingonsísimo que tenía el nivel de respect acá bien alto. Los demás mafiosos y rateros lo querían matar porque siempre se les adelantaba en las operaciones, siendo más astuto que ellos, sus botines siempre eran más grandes y jamás lo atrapaba la poli. Me encantó el personaje desde que vi un solo capítulo de la serie. Además era bien calenturiento, se convertía en una máquina impulsiva y obsesa con el sexo opuesto en cuanto veía a una chica de buen ver. El tipo era cool, una cosa así con más estilo que la chingada y aquí con una autoconfianza hasta el tope, pero en cuanto veía a una chica se convertía en una bestia, en un turulato y en un trancotas de porra!! IGUAL QUE YO!!


Aramis tenía un amigo fiel, camarada, seguidor y protector chingón y cuate. En japonés se llamaba Jigen Daisuke, pero en la serie en español se llamaba Julián. Era un tirador bien verga que disparaba rapidísimo y casi no fallaba. Se la pasaba con un chingao cigarro en el hocico y el sombrero calado hasta la nariz. Era calladito y serio, como el color de mi amigo Caba. Me gustaba su estilo sombrío y Nihilista. Cool, a su manera.

Un enemigo de Aramis que era una verdadera amenaza era Goemon, también conocido como Ramón, una especie de Ronin criminal, que tenía su escuela en la que solo los chingones podían entrar. Este hombre era un templo de serenidad y seriedad, nunca se reía, nunca hablaba inecesariamente, todo un témpano de hielo. Pero además tenía una destreza incomparable con la espada, la cual salvó de que Aramis se la robara y lo persiguió y cortó el carro con su espada y la persecución fue de la más cómica, porque el Julián le metía al acelerador con la mitad del carro, iban cagados de miedo con el Ramón atrás de ellos hecho una furia. A fin de cuentas, nunca pude esclarecer por qué, Aramis y Ramón se hicieron cuates y trabajaron juntos en varias operaciones criminales.

El otro personaje era Vanessa (o Mine, en la versión en japonés) era la dulcinea de Aramis, pero nunca le hizo caso, siempre lo hacía su pendejo y lo traía babeando. El Aramis no podía lidiar con su impulso sexual en cuanto la veía, todo lo que ella le había hecho se le olvidaba inmediatamente, para gran molestia de Julián. Aunque en un par de ocasiones terminaron trabajando juntos, hubo un capítulo en el que estaban celebrando un trabajo exitoso y de estar bailando, pasaron de la pista de baile a un cuartucho de un sótano y cuando llegaron Julián y Goemon a verlo, el Aramis estaba en calzones amarrado, amordazado y con un chipote en la cabeza y la chava le había robado lana u otra cosa que no recuerdo.

Y por último estaba el inspector Zúñiga (Zenigata). Era el policía que vivía persiguiendo a Aramis. Obsesionado como la chingada y odiaba al Aramis y las persecusiones eran de lo más cómicas, siempre, por las cosas más cagadas se le escapaba el vato. A veces, coincidían en enemistarse con el mismo objetivo. En una ocasión, Aramis se dejó meter al bote y lo condenaron a muerte, el Zúñiga estaba super angustiadísimo por eso y no podía con su conciencia, pensando que su enemigo de toda la vida, que tantas emociones le había traído a su vida iba a morir. La relación de ellos era rara, porque aunque por naturaleza tenían que ser enemigos, Zúñiga admiraba a Aramis por su habilidad, por sus mañas y a su vez, Aramis le tenía cariño a Zúñiga, lo veía como parte de sus operaciones, más que como un enemigo a vencer. Esa interacción me gusta. El inspector Zúñiga se la pasaba tragando sopas de tallarines.


Tiempo después de que dejaron de transmitir esa serie en el Locomotion y que DirectTV terminó convirtiéndose en SKY, de pura cagada, haciendo Zapping en los canales de cine, vi una peli del Aramis que se llamaba el castillo de Cagliostro. Fue excelente. Resulta que hay como 15 pelis de Aramis Lupin y no he visto más que una a medias.


Una cosa que recuerdo mucho de la serie, es un capítulo en el que el Aramis estaba en pugna con otro mafioso y estaba preso o algo así por el estilo, total que el vato este se escapó y en una de esas se encuentra con un gorilón que era el achichincle del malo malote y empiezan los trancazos, el tipo le metió una reverenda coyoliza al Aramis y estuvieron duros los trancazos, total que al rato se ve que Aramis le dice a Julián:

"De veras, Julián, lo tenía en la palma de mi mano, en una ocasión le di tan fuerte que no sé como se levantó, luego le di un golpe que casi lo dejo sordo".... "le di con la mano derecha en el hígado derecho y otro con la mano izquierda en el hígado izquierdo" y el Julián se harta y le dice "ah, ya cállate" y le pegó un zape y le tiró las vendas y se vió que el Aramis estaba todo puteado. Mi hermano David y yo nos cagábamos de la risa.

Y ya no tengo más que decirles sobre la serie. Los dejo con tramos de video de la serie y de una de las pelúculas.







http://www.youtube.com/watch?v=Ujz4Te7p5TI



Y ahora, imágenes frikis.











eso fue todo por hoy amigos visitantes, espero que haya sido de su agrado y recuerden:
Frikiness is a warm gun!

2 comentarios:

jota pe dijo...

-- que rollo mi guen espada, porque te estan dando estas regresiones, son sintomas de la fiebre porcina? cuidese, saludos!

Signo de la Espada dijo...

jejeje, no mi buen JP, es nostalgia, nada más

Más y más tajos parecidos

Related Posts with Thumbnails