miércoles, 25 de marzo de 2009

Cuentos por entregas: El Hombre Lobo de Terán parte 5

Hola, bienvenidos sean de nueva cuenta a este su blog.
Como podrán ver, en el sidebar o en las pendejadas que pone uno a los lados del blog, hay una cbox, una cajita de chat. Originalmente no quería hacerlo, desde hace varios años el chat me da roña y no quería contaminar mi blog con ese instrumento de Satanás, sin embargo me he dado cuenta que algunos usuarios de blogger o más bien, visitantes a los blogs prefieren el cbox para comunicarse con el "dueño" del blog, porque así no tienen que abrir una ventana nueva o cambiar de página. Incluso yo lo he usado un par de eces en otros blogs y me latió.

Se habrán dado cuenta también que menciono que si alguien busca información sobre tuberculosis bovina lo pueden hacer aquí, que pregunten, si de algo sé es de eso. Dentro de poco voy a postear toda la información que poseo al respecto y voy a dejar links permanentes a esos escritos.

Les comento que al rato va a empezar (o más bien, ya empezó) un evento en celebración de la figura de Jaime Sabines. Me confieso medio ignorante de su trabajo, es decir, que sólo he leído la mitad de su trabajo. No quiero decir que he leído solo la mitad de un poema y luego leo la mitad de otro y así sucesivamente, sino que del total de sus obras, solo he leído la mitad de ellos (completos).


Y aunque me quemen en leña verde, le neta no se me hace tan, tan pero taaaan grande como lo quieren pintar y siento un poco injusto que otros poetas chiapanecos como el Dr. Rodulfo Figueroa o el Dr. Enoch Cancino Casahonda no reciban la difusión que se merecen, bueno, en el caso del Dr. Enoch, él tiene mala suerte con la publicidad, digo esto porque su consultorio está (o estaba, la verdad no sé si ya se retiró o si todavía ejerce) enfrente de una funeraria.

En cambio le dan más cobertura a poeticas malolientes o de cafetería o a poetas que a mi parecer traen una onda mística sacada a patadas de los sesenta, o están también los poetas patrioteros... en fin.

En poesía no soy una autoridad (ni en cualquier otra rama de la literatura) y mientras yo pueda leer y escribir lo que se me antoje me mantendré contento. Antes de dejarlo con la penúltima parte del cuento, quiero pasarles un chisme, resulta ser que ayer hubo una manifestación de la OCEZ en el parque central de Tuxtla Gutiérrez y le tomé una foto a algo que pintaron en una pared del palacio de gobierno, decía: Bañio para el paintón. Y hoy, que el evento en memoria del poeta será llevado a cabo en el parque central, no están los de la OCEZ y ya borraron todos los grafittis. Quisiera ver que sean tan efectivos y expeditos para borrar grafittis cuando no se trate de un evento al que inviten a gente del extranjero.

Ahora sí los dejo con el cuento del Hombre Lobo de Terán, que lo disfruten!!

EL HOMBRE LOBO DE TERÁN
quinta parte

Dalia encendió un cigarrillo, disfrutó inmensamente el primer golpe. De pronto sintió una ráfaga de viento pasar detrás de ella y un penetrante olor. Giró la cabeza en la dirección en que la ráfaga siguió. Solo vio una oscura silueta moviéndose rápido entre los árboles.

- ¿Rufo?- preguntó inquieta y se metió entre los árboles con paso trémulo.

La chica tiritó de frío y pensó en Jaime, su novio. De no ser porque su madre no lo dejaba salir tarde y que además vivía muy lejos de la casa de Dalia, Jaime podría estar acompañándola para buscar a su perro. Trataba de convencerse que Rufo regresaría solo a su casa, que era muy arriesgado y precipitado salir sola en plena noche a buscar un perro, no era lo mismo que ir en grupo a cazar perros para las prácticas de necropsia o de cirugía. Sin embargo su conciencia no la dejaba tranquila, sacar a Rufo del paro respiratorio fue un verdadero milagro y no iba a permitirse que por su descuido se echara a perder el esfuerzo y el tiempo que su amigo le prestó para salvar al perro. El humo del cigarrillo le impidió ver con claridad a la mole que tenía enfrente, se dio la vuelta tranquilamente y apuntó su lámpara hacia los lados.

……………………………………………………………………………….

Eric trataba de aguzar su oído tanto como el de Hernán, incluso caminaba de puntillas con tal de no hacer ruido al caminar, pero arrastraba la punta del pie y ese chasquido distraía e irritaba a Hernán. No se metían entre los árboles porque no verían nada y el ruido de sus pisadas en el pasto y la hojarasca los podía poner en peligro. No podían ir a la misma velocidad que la sombra que vieron, esforzando mucho la vista, apenas podían distinguirla desde lejos, aprovechaban el menor destello de luz entre las ramas para poder ubicarlo, pero todos sus esfuerzos resultaron ser vanos hasta las dos de la mañana. Hernán se estaba cansando y su aburrimiento daba paso al enfado. Pensó en Mónica, había dejado su celular en su auto. En toda la tarde y la noche no había recibido un solo mensaje de ella, ni siquiera para avisarle que ya había llegado a su casa y ese silencio lo ponía contra las cuerdas. “¡Qué estúpido soy!” se dijo internamente “Debí haber ido a la casa de su amiga para acompañarla a su casa, qué me costaba” Ante lo infructuoso de la búsqueda recordó que no estaba obligado a estar ahí.

- Beth, no hay tal bestia. Ya dejemos esto. No tiene caso.- le dijo Hernán.

- Escúchame bien, quiero muerto a ese maldito, quiero que lo mates, me oyes, ¡mátalo!- respondió Beth con los ojos inyectados. Hernán se irritó ante esa orden.

- Estás histérica Beth. Mejor vámonos.- Hernán sintió que le tocaban la espalda; Eric le señalaba una mancha en el asfalto.

- Es un rastro de sangre, hagamos el intento.- Hernán se rascó la cabeza, harto.

- Eso no es sangre, Eric, es aceite de carro.- Molesto también, Eric se defendió.

- ¿Cómo puedes estar seguro si no se ve un carajo?-Hernán cruzó los brazos.

- Lo mismo te pregunto.- Beth se puso entre los dos un tanto entusiasmada y exclamó:

- ¡El odor! ¡Smell it!

……………………………………………………………………………….

Dalia tenía dolor de estómago y le ardían los ojos, la culpa que había sentido se desvaneció y de pronto solo podía pensar en su malestar físico. Eric presionaba el botón de su cámara con las manos temblorosas. Hernán le dijo que no. El sudor le escocía la cara y se dolió del hombro izquierdo. Fue cuando se percató que estaba lastimado. ¿Cómo le explicaría a Mónica? Esa sería su siguiente preocupación. Beth no decía nada y se imaginó a su amiga frente a la bestia, esta aprovechó la incapacidad de su víctima para matarla y Beth lo odió aun más al entender semejante cobardía.

……………………………………………………………………………....

Eric se sentía triunfante, la mancha que encontraron era en efecto un rastro de sangre. Creyendo que era sangre de una víctima o de la bestia, siguieron el rastro desde la entrada de la Facultad de Humanidades que da a Terán. Ya habían entrado y salido varias veces de la Colina Universitaria por esa vía y por las demás salidas y no se habían percatado de esa mancha de sangre. De pronto el rastro los llevó a un espeso grupo de árboles. Dudaron en entrar, pero cuando oyeron el paso rápido de alguien entre los árboles y un extraño y prolongado gruñido., no lo pensaron dos veces. Se golpeaban con las ramas, pero ya no tenían dudas: era la bestia y la iban a capturar.

……………………………………………………………………………….

Dalia apagó su cigarrillo en el tronco de un árbol, escuchó el gañido de un perro y pronto reconoció que se trataba de Rufo. Angustiosamente aceleró el paso para salir de entre los árboles, no sabía donde estaba y corrió sin rumbo definido entre la oscuridad para salir por detrás de Rectoría. Corrió sintiendo que los pulmones se le salían por la boca “No debo correr después de fumar” se dijo “Mejor dejo de fumar” se corrigió. Rodeó el edificio y al quedar de espaldas a la puerta pudo ver que en un pasillo del Auditorio de los Constituyentes había un perro que se tambaleaba.

……………………………………………………………………………….

Beth se desilusionó cuando al salir de la arbolada llegaron a la parte trasera del Auditorio de los Constituyentes y vio a un perro en un pasillo. De pronto vieron un veloz espectro salir de la arbolada y abalanzarse sobre el perro. Paralizados pudieron ver como la sangre salpicaba en las paredes y como la bestia asesina se levantaba en dos patas y arqueaba su espalda para proferir un tremendo alarido. La Rectoría era la zona mejor iluminada de la Colina Universitaria, pudieron verlo con toda claridad. Hernán pudo reconocer a la chica que gritaba del otro lado del Auditorio, era Dalia.

- No puede ser.- se dijo en un susurro.

En cuanto vio que el Hombre Lobo de Terán se abalanzaba sobre ella, él corrió lo más rápido que pudo para evitar que la bestia alcanzara a su amiga. Estando cerca del monstruo, Hernán se le lanzó encima y trató de sujetarle los brazos. El torso de la bestia chocó con el cuerpo y las manos de Dalia, quien sintió el hedor de un almizcle seboso, lo tocó y eso le dio mucho asco.

El Hombre Lobo se sacudió con una fuerza descomunal hasta que arrojó a Hernán al suelo, este cayó sobre su hombro izquierdo y se lastimó. Era tan intensa la sacudida emocional de luchar contra la bestia que no se dio cuenta de su lesión. Se levantó y vio a la bestia dirigiéndose hacia él, lo miró con furia hasta que se percató de los ojos de la bestia, eran unas cuencas vacías en donde habitaba la más profunda oscuridad. Hernán se dejó hipnotizar por ese vacío y bajó la guardia. Cuando despertó tenía a la bestia encima echándole su pestilente vaho en la cara. Trataba desesperadamente de dominar las zarpas del monstruo cuando una fuerza lo liberó levantando al Hombre Lobo de Terán como si una grúa lo sujetara y lo lanzara lejos.

10 comentarios:

[MnS] dijo...

Ya tan pronto esa es la penúltima parte?

Buen trabajo, me has dejado picada y en espera de la última parte :P.

Espero qe no tardes en postearla...



PD. Tuberculosis bovina? Eres Veterinario?

Zeta dijo...

Hay algo que me saca ronchas mi Benja... ¿dónde quedó la cuerta parte?

Signo de la Espada dijo...

MnS: Sí ya se acaba todo en poco tiempo, jeje.

Y sí, soy veterinario.

Zeta:

Merde!! no me había dado color... QUÉ HORROR, NO SÉ CONTAAAAR!!

jota pe dijo...

-- mientras mas capitulos pasan se pone mas chingon!

LiLitH 2.0 dijo...

.. ajajaj..
pues si Tom York dice qe
2+2=5 .. tanto importa qe
Benja diga qe
del 3 sigue el 5.? xþ


.. aaash.!
se qedó buena la historia,
será qe apareció algún
'vampiro' a salvarlos? =0
lo siento, aiier vi
la nueva de 'inframundo' =þ


.. aaah.!
la rola.. es qe con esa rola
me identificaba mucho en mi
adolescencia [siempre diré
qe es mi himno personal] ..
usaba como nick 'MiLk'
[otra rolita de Gb]
ii en mi temporada
más 'difícil' [digo iio]
le aumenté al 100% ..
ii pues, recordar es
volver a vivir así qe
por eso la posteé ..
ii .. ii.. creo qe sólo =/


saluditos.!

Ambaàr dijo...

Hola hola signo!!!

claro que siii!, con gusto te lo mando, sólo necesito tu mail....


Saludos!!!

lavega dijo...

nada que ver con el post, namas pa venir a decir que desde hace harto tiempo lei tu respuesta a mi post, pero pos no he podido responder como se debe. Exceso de chamba ya sabes...

Salu2, en cuanto pueda te contesto!

Signo de la Espada dijo...

JP: ese mi Jaramillo Paige!! ta bueno, o sea que si pega bien si los posteo por partes

Lillitu:
Cómo que un vampiro?? No mmmme agradó la opción, jajajjaajaja, sí, suele pasar, a mi todavía no se me quita lo del Roschach de Guachomen

Ahora sí entendí que onda con esa movida de tu post!

Ambarina:
Gracias, en mi perfil aparece el emilio, pero de todos modos: mutaitok@gmail.com
muchas gracias

lavega:
hombre, al menos tienes chamba, jejeje, ya ves como están en peligro de extinción en este país las chambas.
qué bueno que te diste la vuelta por acá, nos vemos

malbicho dijo...

sabines perdió la frescura y la irreverencia de sus primeros poemas, que eran su principal valor; es su llaneza y su simpleza lo que lo hace tan popular (como a mario benedetti), por así decirlo, su mayor mérito es como el de la rowling con su harry potter: hace leer a quienes no lo hacían, en particular sabines acerca a la poesía a los que se les complican otros autores u otras obras mejor logradas pero menos sencillas, pero tienes razón, no es el mejor poeta, aunque sí el más popular (mexicano)

Signo de la Espada dijo...

malbi:

qué bueno, creí que me iban a linchar

Más y más tajos parecidos

Related Posts with Thumbnails