domingo, 10 de agosto de 2008

MI COCINA (léase con énfasis en la palabra mi

MI COCINA.

MI COCINA porque no puedo hablar del recinto en el que se preparan los alimentos como "la cocina" ¡NO!

MI COCINA es MI COCINA. Es mi templo. ¿Has visto la película esa donde sale el Steven Seagal en un barco y él es cocinero? Pues en una de esas se pelea con uno de los malos y lo mete a la cocina y le pone una chinga, total que lo mata al wey y termina diciendo: "Nadie me gana en la cocina"

Pues así soy de cabrón cuando se trata de MI COCINA.

Por lo general no soy posesivo con los lugares. O con los muebles. A ellos si puedo referirme como "la silla" o "la mesa" o "el cuarto" "el baño" (excepto cuando se trata de la taza, ese será tema para otro post). Pero cuando se trata de MI COCINA, en especial cuando estoy cocinando, es imperativo enfatizar el posesivo. Mi insitinto de autoconservación se tuerce y me convierte en el ser más territorial que pueda existir.

Con todo gusto cocino para la gente, mis amigos, mi familia. Pero no te metas JAMÁS a MI COCINA cuando estoy en ella preparando alimentos. Por supuesto que la compañía de la gente que me quiere es agradable en ese momento y no voy a negar que un poquito de ayuda bien intencionada (y sobre todo bien ejecutada) no me cae nada mal. Eso sí, las peores ofensas que me puedes hacer es molestarme mientras cocino. Ya sea que lances un comentario mordaz y malintencionado, sutil, pero preclaramente chingativo, o bien que físicamente interrumpas mi trabajo de cocinero. La sanción puede ir desde una mirada de esas de "hijoetu" con gruñido incluído o una mentada de madre acompañada de amenaza sartén o espátula en mano.

Pero si acaso osas decirme que lo que estoy haciendo es incorrecto, puede que ganes mi atención y tienes que ser muy hábil para explicarme y convencerme de cómo y por qué lo que hago es incorrecto. Si cometes la mortal chulería de decir: a ver presta! y hacerme a un lado de la estufa o si reiteradamente me dices: "pónle esto o aquello, muévele aquí, tápale allá" puede ser que lo último que veas y oigas sea a mi caminando fuera de la cocina diciendo: "Nadie me gana en MI COCINA"

Espero haber sido suficientemente claro en que MI COCINA es MI COCINA

3 comentarios:

AnaVitch dijo...

Complacido =) puse un post casi para ti jaja

lady_manson dijo...

entiendo perfectamente los alcances de las palabras "mi cocina" creo que tenemos el mismo mal.

Azul María dijo...

hi cocineritu

Más y más tajos parecidos

Related Posts with Thumbnails