sábado, 29 de enero de 2011

Primaveras

Estos días estoy teniendo una visión un poco rara de las cosas. Es como tener un sueño muy vívido: haces de todo, dices de todo, se siente real, pero estás dormido a moco inflado.

He tenido muchas ideas acerca de ciencias veterinarias, pero por muchos motivos, pero especialmente por falta de equipo (y de esclavitos) no las puedo realizar. Se me ocurren un chingo de cosas para escribir, pero simple y sencillamente no lo hago.

El diplomado de citopatología me está ayudando mucho en ese aspecto, como estoy aprendiendo, al menos un poco, me está despertando, sacándome poco a poco de mi letargo.

Hace días estaba por escribir este post, pero lo iba a titular "Agua Puerca". No recuerdo muy bien por qué, no recuerdo bien si algo de mi entrada tendría que ver con agua puerca o si solo se me ocurrió el título de agua puerca porque sí, como se me suelen ocurrir muchas cosas. Pero a este post le quise llamar primaveras porque deben saber ustedes que existen unos árboles que se llaman así y que además de que se extrae de ellos una madera muy bonita, estos árboles le regalan a la vista un espectáculo muy agradable:



Y esas flores que ven, se caen y por toda la calle pueden ver sus cadáveres arrastrados por el viento. No sé por qué, pero el que mi ciudad esté llena de primaveras me alegra. Me hace sentir más tranquilo, por alguna razón interpreto que es una señal de que esto no se está llendo a la mierda, pese a que sostengo que no es que el mundo ya se va a acabar en el 2012: el mundo ya se acabó. E insisto, por alguna razón, esa premisa que sostengo con tanta vehemencia, se escurre, desaparece, se va como las flores de primavera arrastradas por las pestilentes aguas del río Coatán, solo por el simple hecho de que por toda la ciudad brotan estas flores.

Y así quisiera que por todos lados hubiera árboles floreando y tirando sus flores y renovándolas constantemente: cerezos, framboyanes, primaveras, lo que sea, pero que siempre estemos hasta las pantorrillas de pétalos, al menos así, cuando me entre polvo en los ojos y en la nariz, mi sinusitits marca llorarás se verá mitigada por el espectáculo visual.

Para finalizar, quiero compartirles una cosa extraña que me ha sucedido: no entiendo por qué, pese a que las cosas van relativamente bien, no puedo sacarme de la cabeza esta rola.



Es una canción muy, muy triste, miserable, pero por alguna razón me gusta mucho y no me la puedo sacar de la cabeza :S

Shit happens, I guess.

Nos leemos después, gracias por darse la vuelta por acá.

5 comentarios:

José de la Cruz dijo...

Te invito a venir a mi tierra para esas fechas. Boquiabierto vas a acabar con la belleza de nuestros árboles.

educavent dijo...

Noto cierta melancolía en tus palabras.

¿Será que los influjos femeninos están haciendo efecto?

Es grato volverte a leer, un abrazo

lavega dijo...

Yo soy muy fan de los arbotitos, me encanta sembrarlos y verlos crecer y expandirse. El problema es que tardan muchos anios, pero si, al final da harto gusto.

Ese arbol primavera no lo conozco, pero se parece al cerezo. Por aca en mi tierra, hay mucho tabachin, amates (esos son chidisimos porque crecen en las rocotas), y otros mas que no recuerdo el nombre.

Saludotes maestro de la espada

El Signo de La Espada dijo...

José:
Sí, lo creo, lo creo
Es más, creo que haré una investigación sobre la correlación que existe entre el esplendor de las primaveras y la frondosidad de las mujeres allá en tu tierra :P

Educavent:
No, querrás decir melalcoholía, mi querido camarada jajaaja. Nada de eso, o bueno, sí, sí me están haciendo efecto, pero para bien. gracias y gracias por leerme de nuevo

lavega:

simón, pinshes amates salen hasta en las orejas de unno ca'

saludos, hasta luego

El Indio Cacama dijo...

El único mundo que se acabaá en 2012 será Claderolandia. No hay que bajar los brazos.

Más y más tajos parecidos

Related Posts with Thumbnails