sábado, 15 de agosto de 2009

Lluvia, Selva y Humedad (capítulo 4 de mi novela. Frag. 3)

Había hormigas doradas y de color naranja, moscas con seis pares de alas y solo dos pares de patas, los mosquitos eran muy grandes y casi todas las aves que vieron tenían características de aves marinas o de rapiña, por ejemplo, vieron un ave muy parecida a una garza, pero que carecía de plumas en cabeza y cuello y se estaba comiendo el cadáver de lo que parecía ser un gato. Bernardo volvió a tener la sensación de haber estado antes en ese lugar y pronto Homero se retorcería un poco antes de decir:

- Algo me suena de aquí, pero- señaló retorciéndose un poco de nuevo- no sé qué es. No sé si son las hormigas o las guanábanas.

- Lo que yo no entiendo es por qué es de día.- apuntó Roberto.

- A mi ya me tiene hasta la chingada la humedad- se quejó Luis removiendo los mocos que le escurrían.

- Pareces guajolote- dijo Roberto riéndose de su amigo.

- Yo no entiendo en dónde o en qué estamos, pero algo me suena conocido de aquí.- dijo Bernardo.- Como si ya hubiéramos estado aquí. No solo yo, si no todos nosotros.

- ¡No mames, güey!- le dijeron todos y le dieron pamba.

- Es en serio.- dijo Bernardo, pero estaba abstraído, hablaba casi para él mismo.- No tiene lógica, no recuerdo haber visto zopilotes blancos con pico de garza, ni recuerdo guanábanas tan amargas, pero les juro por mi güevo derecho que siento que hemos estado aquí.-

Ninguno de ellos le respondió y con el paso de las horas los cuatro tendrían sensaciones de haber visto antes un lugar como ese. Durante el recorrido siguieron encontrando plantas extrañas cuyos frutos no se atrevieron a probar y en cierto momento, Luis se acercó a una planta herbácea y trepadora, parecida a un melón, pronto se percataría del movimiento de la planta, sintió curiosidad y llamó a sus amigos para que la vieran también. A los pocos segundos notaron que no era una planta que se moviera sino una serpiente mimetizada con la planta.

Después del susto, los muchacho caminaron unos minutos y el cielo se empezó a nublar, lo cual generó cierta inquietud en Bernardo y en Luis. Conforme iba disminuyendo la cantidad de luz, unas plantas similares a cafetos se torcían y cerraban sus ramas y hojas.

- ¿Vieron eso?- inquirió Roberto, sorprendido.- Yo he visto eso antes.

- No digas mamadas. El café no hace eso.- le increpó Homero.

- Pero esas plantas no son café.- apuntó Bernardo.

- ¿Cómo chingados que no?- le dijo Luis.

- ¿Quieres ver si no?- preguntó Homero.

- Bueno- dijo Bernardo- Vamos a probar el grano.- Y así lo hicieron, cada uno arrancó un grano de una planta distinta.

- No sabe a café.- señaló Bernardo.- Sabe a nuez de la India.

- ‘Tas pendejo, sabe a cacahuate.- dijo Luis.

- No, ‘tas pedo, sabe a almendra.- corrigió Roberto-.

- Esta sí sabe a café.- dijo Homero

- A ver- dijo Roberto, acercándose. Probó una y dijo:- es cierto, sabe a café, ten prueba esta.- dijo, extendiéndole un grano de la planta que el probó.

- De veras, sabe a almendra.

- Esta sabe a nuez de la India.- dijo Luis después de probar un grano de una planta que estaba a un lado de la que probó Bernardo.

- Y esta sabe a cacahuate.- señaló Bernardo.- Chavos, estas plantas no son de la misma especie o al menos no son de la misma variedad, parece que están así a propósito, o sea que las plantaron.

4 comentarios:

MoKa Mola dijo...

Ohoooo vaya...

Jajajajaja ya no me acordaba de la "pamba" jajaja

saludos.

educavent dijo...

Hola Signo... siento molestarte en medio de tu novela, pero no encontré un lugar más adecuado así que me tomo la libertad de hacerlo en los comentarios.

Sucede que curioseando en internet me encontré con este post.

http://www.dogguie.com/tomando-sangre-de-ciervos-vivos/#more-12874

La defensa es que es como cortarse las uñas, que no sentirían nada, pero se me hace difícil creerlo

¿Que opinas tú?

jota pe dijo...

-- que se han perdido en el paraiso chingao!

El Signo de La Espada dijo...

Moka Mola:

Jajaja, cómo es posible que no te acuerdes de la pamba??

Nos leemos luego.

educavent:

Hermano, te respondí en tu blog hace unas horas, pero por algún extraño motivo, es la segunda ocasión que quiero comentar en tu blog y nunca aparece el comentario, no sé en qué estoy mal o si tu blog tiene algún error.

En fin. El cuerno del alce puede ser como una uña y crecer, pero solo si se parte desde cierta distancia de la punta. De donde lo cortan es el estrato córneo, de ahí donde "nacen" por así decirlo, las arterias que irrigan el cuerno. Si le cortan el cuerno desde esa zona, el cuerno no crece de nuevo. Es una mutilación.

Jotape:

A güevo, aunque más bien fueron por ahí por el Edén pa' dentro, jajajaja

Más y más tajos parecidos

Related Posts with Thumbnails