miércoles, 3 de junio de 2009

Monólogo Number One

Hace tiempo que he estado pensando en hacer narraciones sin mucho sentido, jeje, en forma de monólogos. Inspirado en las listas que hace Tazy y en los escritos de Zed en las que hay dos versiones del mismo asunto, ahora voy yo con mis monólogos perversos. Debo agregar que los monólogos son fantasía y no son realizados por mí sino por personas ficticias sin nombre ni nacionalidad y no representan mis convicciones o lo que yo crea u opine, ok? Va pues.

Sobre el clima

La ciudad en la que vivo tiene un clima extraño que parece tener algo en contra de quienes la habitan. Hace días granizó. El golpeteo de las pequeñas perlas de hielo contra las ventanas no me dejaba en paz, era sumamente molesto, pero lo peor fue que al terminar la lluvia comenzó a hacer mucho calor.

Maldita sea, granizo idiota. Yo esperaba que lloviera por hora y que cayeran pedazos de hielo del tamaño de mi puño, que rompiera vidrios, que tirara anuncios espectaculares. Debió caer una represalia del cielo como si de Sodoma o Gomorra se tratase. Me cago en dios por dejar crecer a este monstruo sin hacerlo sufrir. Una granizada como la que describo nos caería bien como escarmiento.

Me urge escapar de aquí, no soporto el bochornoso aire de esta maldita ciudad. No puedo, por más que intento, no puedo tolerar a sus habitantes. Sus sosos, mediocres, muertos, tarados, ignorantes, simplistas y áridos habitantes. Que se vayan al diablo, maldita ciudad.

Detesto levantarme por las mañanas solo para ver esas carcasas vacías, esos espíritus apachurrados carentes de ilusiones, inconfomes con lo que tienen, pero demasiado cobardes y débiles para ir por más. No entienden el esfuerzo, no compreden el sacrificio. Lo quieren todo en bandeja de plata, viven en un puto mundo de fantasía, pero están parados en medio de la mierda. Y eso es lo único que han dejado a esta ciudad: mierda.

Por eso quiero que caiga otra granizada, con fuertes vientos azotando la ciudad y grandes gotas de agua y pedazos de hielo que laven a esta ciudad, que se lleven toda la peste y la inmundicia que se derrama de esos espíritus miserables con los que me encuentro a diario.

Malditos sean.

10 comentarios:

Zed dijo...

Muy bueno mi buen. Y en los míos hay dos versiones porque (NO) soy bipolar.

Almendra dijo...

Orale!! de vez en cuando es bueno tirarle a todo, es bueno para el strees muy de moda en nuestros días...
algún día escribiré algo así en mi página.

Andrés Borbón dijo...

Me gustó mucho, Signo. Lo que mencionas aquí es uno de los grandes problemas de nuestro país: Que la gente quiere que le den cosas, sin ganárselas por su propio esfuerzo. Es triste, pero también es parte de nuestra cultura, de nuestra forma de ser, de nuestra identidad. Je, je

Signo de la Espada dijo...

Zed:
gracias. es valioso el comentario viniendo de tí.

Almendra:
Se supone que no soy yo quien lo dice, pero vaya que si es un gran alivio.

Andrés:
Ey, es realmente cagado. Lo peor de todo es que teniendo la oportunidad de mejorar, lo mandamos todo al carajo.

El realmente deprimente. Continuaré la serie de monólogos

tazy dijo...

cuáles listas?

Signo de la Espada dijo...

TAx:
cómo que cuáles listas? Me podría repetir la pregunta, profe?

ontobelli dijo...

Muy buen texto, con tan poco. Tienes muy buen estilo para hacer de cualquier cosa una buena narración literaria.

Ni aunque me pasara horas lograría algo así y parece que a ti te sale natural.

Me hiciste recordar las lluvias de la frontera entre Tabasco y Chiapas (creo que Agua Blanca). Son muy extrañas porque parece que se cae el cielo pero duran menos de media hora y a veces hasta con sol. En el DF las lluvias suelen durar muchas horas.

Signo de la Espada dijo...

ONTOBELLI:

no había visto tu comentario. Vaya en realidad no soy tan bueno, me falta afinar varias cosas, pero te agradezco el elogio.

En cuanto a las lluvias en el estado de Chiapas, se reparten de maneras muy extrañas. Hay lugares en donde solo llueve en la noche, de baja intensidad, pero toda la noche está lloviendo. en otros lugares, como en mi pueblo, caen chingadazos de agua desde las tres de la tarde hasta las 7 u 8 de la noche.

en tuxtla por ejemplo, llueve en una parte de la ciudad un rato y luego en otra, después en otra y el ciclo se repite y nunca llueve muy fuerte que digamos.

jota pe dijo...

-- espada, ta chido desenfundar y tirar sablazos por doquier pero pegale a algo!

Signo de la Espada dijo...

jota pe:
Perdón, pero, de qué habla, carnal?

Más y más tajos parecidos

Related Posts with Thumbnails