miércoles, 24 de junio de 2009

Búsqueda, capítulo 7 de mi novela (Fragmento 2)


Saludos a todos los que nos visitan en El Signo de La Espada. A todos los que comentaron en el post anterior, les extiendo mi gratitud. Me place saber que no cambia su percepción de mí debido a un solo incidente, no es algo que me suceda a menudo, la mayor parte de la gente con la que me he topado en mi vida ha tenido la tendencia a emitir juicios errados con base en una sola observación de mi comportamiento, sin tomar en cuenta otras características. Les agradezco esa distinción que me hacen.


Hoy les traigo el segmento dos del capítulo 7 de mi novela, espero sea de su agrado. Hasta pronto.

...........................................................................................................................................................................................

...........................................................................................................................................................................................


-¿Y estos qué?- preguntó Roberto, sorprendido.

-Serán tus parientes, pinche muerto.- dijo Bernardo con una sonrisa sombría.

-Mira- señaló Homero- Traen armas.

En efecto uno de ellos tenía una pértiga con protuberancias en las puntas. Otro tenía una porra con púas y otro tenía un arma parecida a un bat de críquet, el último tenía una especie de espada, pero la hoja consistía en un tubo aplanado.


-Miren, esta parece un peine- dijo Bernardo, mientras extraía un arma larga, de metal con extensiones romas.

-¡Deja esa madre!- dijo Luís casi en un grito, alarmado porque no le gustaba la idea de sustraer cosas de los muertos.

-A ver- dijo Homero, tomando una porra. De pronto se escucharon ruidos y un grito apagado entre las ramas.

-¿Qué es eso?- preguntaron Luis y Roberto, casi al unísono.


Instintivamente ambos tomaron un arma, en un segundo un grupo de hombres armados salieron de entre las sombras para atacarlos. Casi todos ellos tenían el rostro pintado, otros tenían máscaras de madera. Nadie se detuvo a preguntar o a contarlos, ni se percataron que algunos tenían corazas de cuero. La pelea empezó de inmediato. Roberto se defendió de dos atacantes con la pértiga y Luís con el arma parecida a un bat de críquet.

Cerca del rostro de Bernardo pasó una hoz sostenida por una cadena, la cual aprovechó para tirar de ella y golpear en la sien al atacante. Homero despachó rápidamente a tres hombres y apoyó a Roberto mientras Luís apedreaba a uno que se acercaba a Bernardo con la intención de apuñalarlo a traición, mientras él lidiaba con un atacante enmascarado y mientras luchaban, una flecha se clavó en la espalda del atacante.


-¡A los árboles!- Grito Bernardo y Luís y Homero recogieron piedras rápidamente antes de subir a los árboles.

Roberto y Homero localizaron rápidamente a los arqueros, quienes fallaron todos sus tiros, gracias a la protección de las ramas de los árboles.

-¡Chiguen su madre!- gritaron Homero y Luís mientras apedreaban a los arqueros. Pese a que sus municiones no bastaban, lograron ahuyentar a los arqueros.


En cuanto bajaron de los árboles Bernardo notó a un hombre con un rictus y los ojos abiertos como si estuviera muerto.

-¿Quién peleó con él?- inquirió Bernardo.

-Fui yo- respondió Homero con seriedad.

-¡Pendejo! ¡Lo mataste, güey!- recriminó Bernardo inmediatamente.

-No, animal. No lo maté- respondió Homero a la defensiva.

Bernardo colocó su mano en el pecho del hombre y tardó en detectar un débil y lento latido cardíaco.

-¿Con qué le diste?- preguntó Roberto con curiosidad.

-Con esto- respondió Homero sonriendo, al tiempo que mostraba una de las libélulas con aguijón.

-No seas mamón- gruñó Luis.

-Lo pudiste haber matado- señaló Roberto.

-Fue lo único que se me ocurrió.

-Necesito uno vivo- dijo Bernardo, taciturno.

De pronto se escuchó un quejido y Bernardo corrió hacia donde provenía, era el hombre de la hoz y la cadena que había noqueado de un golpe en la sien. Espero a que abriera bien los ojos y le presionó el cuello con su recién adquirida arma.

-Estamos buscando a un amigo, ¿sabes dónde está?- el hombre no respondió.

-We are looking for a friend of mine. Any idea of his whereabouts?- insistió irritado en otro idioma. De nuevo el hombre se negó a responder.

-O meu amigo. Voçé sabe dónde está ele?

Bernardo se enfureció ante la falta de respuesta, levantó al hombre del suelo, acercó su rostro y gruñó:

-¿En dónde está mi amigo?- el hombre quiso levantar una mano para intentar liberarse, pero Bernardo lo derribó y le asestó un fuerte golpe a la cara

-¿Dónde está mi amigo?- gritó Bernardo y comenzó a golpear repetidamente al hombre.- Contéstame hijo de toda tu puta madre.- decía golpeando en cada sílaba que pronuciaba. Sus amigos lo contuvieron.

Tranquilo, loco!- dijo Luis sujetándolo del brazo.

Ya déjalo, déjalo!- ordenó Roberto sujetándolo también.

-Déjame a mí- dijo Homero con frialdad. Se agachó junto al hombre al que Bernardo había golpeado, le obligó a retirar la mano de la nariz y le acercó la libélula con aguijón al cuello, el hombre se aterrorizó y trató desesperadamente de levantarse, pero fue detenido por Roberto y Luis.

-¿Puedes entender lo que digo?- dijo Homero mirándolo fijamente. El hombre asintió.- No puedes hablar, ¿verdad?- de nuevo el hombre asintió.- ¿Sabes dónde está mi amigo?- El hombre miró a todos y no respondió.- ¡Escúchame!- dijo Homero con firmeza mientras acercaba el aguijón de la libélula a un ojo del individuo.- Nuestro amigo es gordo y muy blanco, llegó aquí por la fuerza, ¿lo has visto?- El hombre asintió- ¿Sabes dónde está?- El hombre titubeó y señaló hacia el noreste, manoteó para señalar que había que subir colinas y cruzar caminos sinuosos, usó un ademán para señalar una distancia, pero nadie lo entendió. Homero perforó la piel del cuello del hombre con el aguijón mientras decía:

-Por si acaso es una trampa.- Todos vieron caer al tipo y enseguida Homero les dijo:

-Ya vieron por dónde ¡Vamos!- y los demás lo siguieron confiando en que había entendido las indicaciones de aquel hombre.

8 comentarios:

Ministry of Silly Walks dijo...

Me gustó el personaje de Bernardo. Vas a poner más fragmentos?

El Signo de la Espada dijo...

jeje, gracias Ministry. Claro, este capítulo se acaba aquí, pero voy a postear otros 5 o 6 capítulos. Por cierto, estoy pensando en cambiarle el nombre a Bernardo y ponerle Álvaro o Santiago, alguna sugerencia?

Srita. Ambaär dijo...

Hola Signito!, Noo, no le cambies el nombre, a mi me gusta que se llame así!! Y bueno, me he quedado con la intriga... Ahh falta que el wey no haya entendido ni madres de las señas y se pierdan !!! pss si, yo si me perderìa...

Por cierto, te respondo lo de mi conejito:
Pues, come masomenos. No està decaìdo, y tiene la misma actividad de siempre. Sì, defeca como siempre, solo que ahora en menor cantidad (bueno, estos dìas, si ha hecho un poco màs), por lo demàs todo igual. Le doy de comer conejina (aveces le compro de esa que viene con semillas de girasol y elote y otras semillas, pero solo a veces se lo come), elote, algo de lechuga, alfalfa, brocoli, cilantro (antes perejil, pero ya no le gusta..) a veces zanahoria. Sì, tiene un tazòn de agua. Es macho, y tiene 2 años y medio. Es un rex especial.

Mantovanni dijo...

iba a preguntar que cuantos capitulos faltaban pero ya vi que como 5 o 6, esta re buena!

jota pe dijo...

-- espada, dale dale dale no pierdas el tino!

Educavent dijo...

Te sigo leyendo atentamente, atententamente.
Salu2

Almendra dijo...

perfecto, pero creo que aun no leo loa capítulos anteriores, tendré que dejar la secuencia de los 100 para leer mejor la novela,

Saludos!

por cierto, cambie la imagen de la espada que me mandaste ya que estaba muy pixelada para el botón, espero te agrade la que puse...

El Signo de la Espada dijo...

Ambar:

Le preguntaba a Ministry... jajajajaja, no te creas, es broma. Veremos que dicen los demás, a mí también me gusta el nombre de Bernardo para el personaje, pero algo me hace pensar en cambiarlo. Luego vemos.

Tu buno está envejeciendo, quizá por eso no come,porque sus necesidades nutricionales están disminuyendo. Consíguele lechuga larga de esa verde, pasto, hojas de apio, de rábano y de zanahoria. Ah y consíguele novia, vas a ver como vuelve a comer.

Mantovanni:
Sopas, qué bueno que te está gustando. Trataré de terminar de postearlos más pronto.

jota pe:
POr ahí vamos, jota pe, por ahí vamos.

educavent:
Gracias, seguiremos escribiendo.

Almendra:
No te preocupes por el botón, no lo he visto, pero estoy seguro que me gustará.
El otro capítulo lo encuentras en el side bar, debajo del cbox.

Saludos.


Gracias a todos por pasar.

Más y más tajos parecidos

Related Posts with Thumbnails