viernes, 19 de junio de 2009

Búsqueda, capítulo 7 de mi novela (Fragmento 1)

Les había prometido otro capítulo de mi novela y creo que ya me estaba tardando, así que ahí les va amigos. Que lo disfruten.


Durante un par de horas, los jóvenes caminaron sin que encontraran ningún rastro de Rogelio. En un pequeño claro, una serie de insectos voladores pasó frente a ellos. Repentinamente Bernardo se detuvo mientras una libélula púrpura se detuvo en la punta de su nariz. Embelesado, intentaba hacer que la libélula posara en su dedo, pronto se dio cuenta que en la cola de ese extraño insecto, había un afilado aguijón.

Mientras tanto los demás miraban encantados a los extraños bichos, Bernardo no quiso perturbar a la suya, se mantuvo en silencio y quieto, pero no pudo evitar que la libélula proyectara su aguijón y de inmediato manoteó y pataleó para quitarse de encima al ponzoñoso animal.

- ¡Corran! ¡Corran! Aquí los alacranes tienen alas- gritó Bernardo perseguido por la libélula.

Los demás lo miraron extrañados, pensando que se trataba de una broma.

- ¿De qué hablas? ¿Cuáles alas?- preguntó Homero.

- ¡Las libélulas!- gritó Bernardo- ¡Tienen aguijón!

- Chingue a su madre, ¡córranle!- gritó Homero al verse rodeado de libélulas.

Tras varias zancadas a Luís se le ocurrió gritar:

- ¡A los árboles!- y todos obedecieron.

Pasados varios minutos Bernardo bajó de un árbol y se dirigió hacia donde estaban las extrañas libélulas. Notó que en el suelo las libélulas se formaban tratando de reconstruir un extraño nido de lodo y ramitas.

- Qué pinche susto- susurró Roberto mientras los demás se acercaban a ver el nido.

- Estas madres se comportan como avispas. Qué bueno que se te ocurrió treparte a los árboles, estos bichos no vuelan muy alto que digamos- dijo Bernardo dirigiéndose a Luís.

- Deja esa madre- increpó Roberto a Homero

- ¿Qué tiene?- respondió Homero mientras manipulaba una de esas criaturas.

- Ya déjala, no seas cabrón- intervino Bernardo.- Vamos a tener más cuidado con los nidos de estos bichos, ¿ok?- Espero a que todos asintieran.- Ya deja ese bicho, no seas hijo de la chingada.- insistió.

- ‘Ta bueno, pues- masculló Homero.

Los jóvenes continuaron la búsqueda de su amigo perdido, ahora con nuevas precauciones. De cuando en cuando se detenían tratando de detectar actividad humana o para verificar que no los siguieran los perros de horas antes. La búsqueda de huellas en el suelo resultaba infructuosa, en particular porque en algunos lugares las espesas copas de los árboles bloqueaban la poca luz que las nubes dejaban pasar, en otras partes, la enorme cantidad de hojas tiradas en el suelo, así como piedras de diversos tamaños dificultaban la formación de huellas.

La búsqueda continuó con la precaución de no pisar nidos ni tocar espinas. Pronto, las dudas sobre continuar surgirían así como la ruta a seguir o el método de rastreo, Homero estaba a punto de expresar su opinión al respecto, pero encontraron huellas de arrastre. Las hojas habían sido removidas de su lugar violentamente y había algunas ramas bajas rotas, arrancadas al parecer porque algo chocó contra ellas. Roberto hizo notar que había huellas de pies huellas de pies que se arrastraban y se hundían en un punto, en tanto que Luís encontró unos dientes.

Los muchachos siguieron el rastro de las huellas de arrastre y en un área completamente tapada por el arco que formaban ramas y hojas, encontraron varios cadáveres, muertos recientemente.

- ¿Y estos qué?- preguntó Roberto, sorprendido.

- Serán tus parientes, pinche muerto.- dijo Bernardo con una sonrisa sombría.

- Mira- señaló Homero- Traen armas.

4 comentarios:

jota pe dijo...

-- a donde se dirigiran nuestros heroes? salvaran algun bizcochito perdido en la inmensidad del bosque? los alacranes seran del grupo musical del momento? estas y otras incognitas seran despejadas en esta nueva aventura de nuestro amigo el espada, no se la pierda

El Signo de la Espada dijo...

jota pe:

Me has sacado una lágrima, desgrachatto, por ser el único que le hizo caso a mi humilde novelita. Nos vemos al ratón

LiLitH 2.0 dijo...

.. alacranes qe se parecen
a libélulas.?
eso suena interesante..

.. al final me acordé
de 'skeletor' xD

.. me pregunto cómo serán
esas armas.. a lo mejor
'mata-gatos' xþ


.. saluditos.!

El Signo de la Espada dijo...

Básicamente sí, como adelanto te puedo decir que no son armas mortales. jeje mañana pongo la otra parte, vale?

Más y más tajos parecidos

Related Posts with Thumbnails