lunes, 14 de diciembre de 2009

Bajo la sombra del mal

Esta es una historia que había concebido desde hace un buen rato. Hace casi 4 años, mientras me dirigía a casa de mis padres una oscura noche, sin que pareciera haber una sola alma en la calle. De pronto, un maldito escalofrío recorrió mi espalda y ahí se me ocurrió. Lo peor del caso es que estaba recordando en la desconfianza que Vicente Fox me daba cuando era candidato a la presidencia y pensaba en lo terrible y decepcionante que sería si la gente votaba por Calderón…

Pero el tiempo pasó, se me ocurrieron otras historias, otras situaciones se ocuparon de mi cabeza, de mis dedos y de mi corazón… Y otros horrores se hicieron presentes

Así que esta noche les traigo esto que se llama:

BAJO LA SOMBRA DEL MAL

1254600137457

Cuando era joven, más joven que ahora, solía tener un sueño tranquilo y reparador. Mis sueños eran inocentes, hasta divertidos a veces. Mis días no tenían indicio alguno de que mi vida o mi espíritu peligraran. Nunca esta idea cruzó la cabeza de nadie cercano a mí, jamás apareció el menor atisbo de esa temible premisa en mi mente.

1254924192571

Pero ocurrió un día. Un miserable día en que la duda nació. No sabía quién era y pensé entonces, que si yo no me conocía, de ninguna manera podía pensar que conocía a los demás y que los demás me conocían a mí. Ese día no pude salir de mi cuarto. No podía soportar la sola idea de la compañía de otros, de esos desconocidos… ni imaginarme sus intenciones…

1259622241244

Me puse a pensar después con un poco más de sensatez que se trataba solo de inseguridad, la famosa falta de seguridad personal de la que hablaban las maestras de orientación en la escuela. Me convencí de ello, por meses estuve tranquilo con la idea de que la gente a mi alrededor no era desconocida y que sus intenciones para conmigo no eran de temer.

 

Pero llegó el día en que noté cierto malestar. Tenía otras cosas en qué pensar y no me percaté pronto que tenía los músculos tensos, los ojos desorbitándose, moviéndose descontroladamente, una gota de sudor frío estaba siempre recorriéndome la espalda. Tenía las manos engarrotadas, con la piel perdiendo la sangre, palideciendo cuando apareció de nuevo la idea… “no sé quién soy y no sé quienes son ellos”

1254996124521 

Así fue que empecé a pasar las noches, en cuanto oscurecía, siempre, el velo de la noche, que antes, cuando fui niño, era siempre inofensivo, en mi juventud caía con una mancha de maldad, una atmósfera cargada de algo insidioso y siniestro.

Al principio de esos días, por las mañanas, por las tardes, todo transcurría con tranquilidad, los días, las cosas acontecían con un ambiente de calma; pero al avanzar el tiempo, después de tantas noches de horror, las mañanas no eran buenas para mí, pues el cansancio me abatía y conforme las horas fenecían, me nacía una larva de inquietud en el espinazo, crecía como crisálida de ansiedad, se metía en un capullo y salía como una maldita polilla mortífera de angustia, angustia que crecía lenta y dolorosamente.

No era más que un mozalbete, dieciséis años apenas, cuando empezó todo, aunque la amenaza empezó dos años antes, era una amenaza pero no lo parecía. A mi alrededor notaba un ambiente de hostilidad, la  ciudad estaba plagada de la llamada basura, aun no era el momento de que iniciaran las campañas, pero ya había un tipo que se hizo de amigos que llenaron el país de sus estupideces.

1259384493998

Yo creía que se trataba solo de eso. Pero dos años después fue más que claro. Iba de regreso a mi casa después de jugar basket ball con unos amigos. Se me había hecho tarde y no tenía dinero, así que tuve que regresar caminando a casa. Conforme caminaba, el cielo se nublaba sobre mi cabeza y tras un par de cuadras los faros del alumbrado público comenzaron a apagarse a mi paso. Entonces recordé que eso mismo me había sucedido dos años antes, justo en el día en el momento que noté ese ambiente de hostilidad. No era solo el que ahora era presidente, no se trataba de eso, era algo más grande, mucho peor.

1258321065409

Así empecé a comprender que era lo que sucedía, pero lejos de aliviarme, solo incrementó mi temor, pues comenzaba a mostrarse el horror que se avecinaba.

1255814317461

Nos veremos en la próxima entrega de…

 

Bajo la sombra del mal!!

7 comentarios:

Zed dijo...

... snif, hasta da gusto ver post así.

ulysses dijo...

mergas, será que la teoria borgiana se hará presente?... acaso esas vivencias personales son producto de una idea colectiva latente?

buen post

Mantovanni dijo...

me cae que hasta tiene tela para sacarle una secuela no ben???

Talamentes dijo...

Es que los politicuchos dan más miedo que los fantasmas, vampiros y hombres lobo juntos...

Ministry of Silly Walks dijo...

Genial el post y las imágenes me encantaron.
Hoy me dio mucho gusto leer porque no me quedé en el continuará de los otros... aunque como dice Mantovanni, sí deja espacio para la secuela.

Josedelacruz dijo...

Mis absolutos respetos... espero no toparme una noche con calderón

Zed dijo...

Por cierto Ben, ando de bolsón y con mucho tiempo libre. Porfa, promociona mi vale en tu blog, a ver que sale, jejeje.

Más y más tajos parecidos

Related Posts with Thumbnails