viernes, 3 de julio de 2009

Recuerdos fugaces del Signo de La Espada

Hola queridos lectores, hoy les traigo más recuerdos fugaces del Signo de La Espada. Esto porque estos recuerdos fugaces me han estado asaltando con mayor frecuencia y me he divertido tanto con eso... Además parece que han gustado y el amigo Mantovanni fue quien lo expresó con mayor claridad, de manera particular, él escribió una serie de recuerdos fugaces del Signo de Mantovanni (XP) en su blog, tales recuerdos activaron otros en mi memoria y aquí se los traigo a ver si les gustan.
Otros más se activaron porque el otro día iba con el Caba y en eso me dijo que viera a una chica que pasaba por la acera contraria. Inmediatamente la reconocí: era la hermana de Israel, un amigo de la primaria. Nunca supe su nombre, hasta que César (el Caba) me lo dijo, por algún extraño motivo la conoce. Quise preguntarle a la chava sobre su hermano, pero ya no la alcancé. Así que me acuerdo de dos cosas que tienen que ver con su hermano.

1. Érase una vez 1994.
En ese año se popularizó y proliferó el Street Fighter II y era la locura en las maquinitas, era eso y las extrañas modificaciones llenas de bugs que le hicieron a las copias piratas, mejor conocidas en el bajo mundo de los gamers clandestinos como el mágico. Debo hacerles saber que en ese año repetí el quinto de primaria, debido a que, por algún extraño motivo, aunque me iba bien en todas las materias, fallé en español y matemáticas, lo que causaba auntomáticamente la reprobación del curso.

En el segundo intento conocí a Israel. Él se sentaba detrás de mí y era bien desmadroso, en realidad era buena onda, pero desmadroso al fin. Total que estábamos copiando la tarea de matemáticas: se trataba de unas divisiones y mientras el maestro las escribía en el pizarrón (llevaba 3) Israel dijo: "Puto si pone 5" y en efecto el maestro dejó 5 divisiones de tarea y entonces los dos nos miramos y exclamamos ¡PUTO! Y desde entonces, para referirnos al profe decíamos "el puto".

2. En otro momento en 1994.
Fuimos a nadar a la alberca del country. Éramos, Sergio (mejor conocido como el Checholino), Juan Carlos (Alias John Charles posteriormente conocido como el Tepo), Salvador (Chavadabadú, posteriomente chivo) Benitez (y te fuites), el Isra y yo. No me acuerdo bien si tambièn estaban Paco y Òscar Ramón (Jamón, Pelota (a mi parecer el apodo más estúpido que le pueden poner a un gordo))
Ah y ahorita que me acuerdo, también llegó Carla (por eso estaba Israel, él era su novio)

En aquel entonces los Power Rangers era la serie de tele más vista por los morritos de 0 a 12 años. Era una basura y me tocaba los cojones, pero tenía que verla para tener un tema de conversación con los demás (carajo, ya desde entonces era tan friki). El caso es que yo les estaba contando a estos güeyes que en la segunda temporada de la serie (ya la veìa en el Fox kids gringo, gracias a una antena parabólica y un decodificador jajaja) a los pinches patrulleros les pegaban en una especie de botòn en el pecho y se desintergaban y que el malo malote era un gûey mamadìsimo sin piel que se llamaba Zed. Y luego no sé por qué salió a colación algo de las llaves de lucha, y yo como siempre explico las cosas de bulto, agarré a Israel por la cintura y lo elevé y lo hice darse un sentón en mi rodilla y el Israle dijo: "ese verga.... me rompió el culo" jajajaja, deben comprender que su voz hacía más cagada esa expresión, jajajaja

aaaa, qué se habrá hecho ese cabrón? Él tuvo mucho que ver con que yo haga uso profuso de un lenguaje soez. Él y "el Coki".

3. En algún momento de 1989.
Me encontraba cursando el primer año de primaria. En mi salón había un niño rechonchito que se peinaba con el pelo parado, como se peinaba el Arnoldo Suarezperez, razón por la cual le decía Arnold, lo que causaba su muy intenso encoleramiento. Más bien le decían Coki, un diminutivo de Jorge.

Por algún extraño motivo un día me enojé con él y le pegué una trompada y se le cayó un diente. El niño miró su diente con sorpresa y luego me vio y en lugar de devolverme la trompada (era un niño muy fuerte) me dio las gracias y se fue a guardar su diente. Claro que a su mamá no le hizo gracia lo que sucedió y eso generó que a partir de entonces, la señora llegara DIARIO a vigilar al muchacho. Aun no entiendo por qué el Coki me dejó de hablar...


4. En algún momento de 1992.

UNa vez, en tercero de primaria, nos sacaron al Raymundo y a mí por estar haciendo desmadre.
Y en eso me dice el güey: "bueno, ya que estamos afuera, vamos a jugar" y ahí su güey a brincotear y en eso, en las gradas del "teatro" (no sé por qué le decían así al área en la que se realizaban los eventos cívicos) waaaaacara, vomité el sandwich de jamón que me comí en el recreo...

en otra ocasión, el mismo año llegué corriendo al salón y en eso waaaaacara, otra vez lo mismo, sandwich de jamòn a la mierda.

y en otra ocasión, llegando a la cancha a clase de educación física: waaaaacatelácatelas al bajar las escaleras.

En 1994, la primera vez que cursé quinto grado, en el convivio de fin de año no dieron comida china. Y después de tragar A bailar! resultado: WAAAAAACARA DE CHAO MEIN!! Todos se me quedaron viendo como si hubiera derramado la sangre de Cristo de su Grial y luego me hubiera meado en ella. Les grité a todos que eran unos malditos por increparme y reclamarme por vomitar, como si no fuera algo natural y les dije: váyanse a la chingada todos ustedes, idiotas!! y me fui corriendo y llorando y les dejé ahí mi wácara.
Y luego regresé y solo estaba una niña y me sentí chinche porque ella estaba levantando mi wácara. Me dijo que no debí haber reaccionado así, porque no todos me reclamaron, algunos no estaban molestos, solo espantados.

Al final, chillando otra vez, le ayudé a recoger mi wácara. Snif.

Lo vomitón se me quitó cuando mi madre me civilizó y me enseñó a masticar como ser humano y no a tragar como si fuera una bestia.


5. En algùn momento de 1993

En mi escuela, por algún extraño motivo, el baño de los maestros consistía en un cubículo (siempre cerrado bajo llave) dentro del baño de los alumnos. En una ocasión nos aplicaron un examen en un día bien extraño que entramos que entramos a las ocho y nos fuimos a las diez (aun no sé por qué) el caso es que yo no recordaba que eso iba a suceder y llevé todas mis cosas, incluído mi sanbdwich de jamón. Total que antes de irme pasé al baño y estaba con un cuate, ese güey seguía orinando y yo me estaba tragando mi sandwich y en eso pasó el profesor Villegas y me dijo: ¡COMIENDO EN EL BAÑO, BENJAMÍN??!

Y me lo quedé viendo con cara de: y qué tiene de malo??

6. En algún otro momento en 1993.

En la entrada al kinder, habían pintado una calavera. La leyenda decía que si tocabas la calavera salía de la pared y te mordía. Total que fui a tomar agua y un cuate (José Francisco) me acompañó, y dijimos, qué pedo, vamos a ver la calavera... sopas y que vamos a ver la pinche calavera.

Y en eso toqué la puta calavera y no pasó nada, en eso dice el José Francisco: "huele feo" y le dije: "a qué huele?" "huele como a mierda" "Sí verdad?" y NO MAMES!! HABÍA PISADO UNA DIARREICA HEZ !!

Y a correr a lavarse la suela de los zapatos.

Y una señora de intendencia nos regañó.


Sale chavos, nos vemos al rato!!

4 comentarios:

Almendra dijo...

jajaj... no maches que divertido!! no hay como recordar para volver a vivir...

y por què serà que regresan esos recuerdos?

Yo Soy Ben dijo...

Almendra:

Qué bueno que te divertiste, me da gusto saber que mis posts causan ese efecto.

No sé por qué regresan, quizá como una forma de asegurarse su lugar en mi memoria. Quizá también como efecto secundario a la introretrospección que he estado haciendo

Zed dijo...

Pero el villano era Lord Zedd, con doble d, sepa la chingada por que...

PerroZombie dijo...

jajaja... en lo particular tus vivencias me hicieron recordar algunas propias... además de también recordar la novela de jose emilio pacheco, las batallas en el desierto... gracias por compartir, ben !

Más y más tajos parecidos

Related Posts with Thumbnails